Estamos locos, sí, las personas vivimos en un mundo individual que interpretamos a nuestro placer a la par que lo moldeamos. No existe algo normal en lo absoluto, todo varía y nada es específico, y sin embargo, algunas cosas nos siguen pareciendo más extrañas que otras. Quizá sea por una generalización que hacemos hacia el pensamiento de las personas o simplemente, sale de nuestra concepción de lo natural.

Por si la curiosa mente de Julia Pott no fue suficiente como para hacernos creer en esto, de seguro que Don Hertzfeldt sí lo hará.

Nacido el día primero de agosto de 1976, en Alameda County, California, Don Hertzfeldt estaría destinado a convertirse en uno de los animadores independientes de culto más influyentes de las últimas décadas.

Sus inicios en la animación se dieron cuando empezó a dibujar cómics a temprana edad; a los quince años, empezaría a experimentar con la animación por sí mismo, empleando para ello una cámara de VHS. Posteriormente, estudiaría en la Universidad de California, en estudios filmográficos, graduándose de esta carrera en 1998.

En una entrevista, Don afirmó que no suele leer historias o libros narrativos de ficción; pasa su tiempo leyendo revistas, artículos científicos y “cosas por el estilo”. Esto puede explicar en gran medida la manera tan única de contar sus propias historias, pues, al no leer constantemente libros de literatura, no se ha anclado como tal a una narrativa previamente creada, buscando, de este modo, su propio estilo para narrar en base a sus conocimientos e ideas, plasmando el conocimiento que adquiere gracias a las demás lecturas, charlas e información en sus trabajos.

“La animación no tiene que ser un reflejo de la realidad, la animación se supone que debe estar libre de la realidad, tiene que ser una interpretación a lo que sea que el artista quiera que sea.”

Otra cosa que suele hacer con la mayoría de sus animaciones es iniciarlas sin un final premeditado, todo lo que sucede en el transcurso de la creación de la animación suele ser improvisado o plasmado en base a algo que le sucedió en su vida. Por ejemplo, el sueño que se menciona en I am so proud of you sobre una foca jugadora de Football, fue un sueño que él mismo tuvo; la conversación sobre la muerte con la ex-novia de Bill en Everything will be ok fue una conversación que él mismo tuvo con otra persona real. Suele tomar aspectos de su vida cotidiana y plasmarlos en el papel, a medida que construye su propia historia y la dota de sentido.

La música y la animación en sus producciones son partes fundamentales que cuida con mucho esmero, él dice que convertir alguna de estas dos partes en una mejor que otra, arruinaría la esencia de su trabajo. Tanto animación, música, sonidos y guión son bastante cuidados.

“La edición lo es todo. (…) Sé que muchos animadores podrían hacer sus películas diez veces más divertidas si prestaran más atención a la edición de esta misma. Por ejemplo, si veo un cartoon y hay un chiste, claro que entendí el chiste y se que está justo ahí, pero está alargado cuatro frames, y no sé la razón exacta del porqué esos cuatro frames influyen en el chiste, pero esos cuatro frames son capaces de hacer que el chiste no de gracia.”

Referente a la comedia que emplea en sus proyectos, recurre con frecuencia al humor surreal y bizarro, presentando escenas bastante curiosas que, de seguro, a más de uno le ha de haber sacado un “¿Qué demonios es esto?”, seguido de una fuerte risa:

“La comedia negra es el estilo más inteligente de comedia. Es el tipo de comedia que te hace reír si es cruel, extraña o lo que no te esperabas y te hace pensar ¿De qué me estaba riendo?

(…) Lo más importante de esto es que no trates de impresionar a nadie, porque mucha gente piensa demasiado en lo que puede pensar la audiencia y cómo lo puede tomar, y son estas cosas las que tienen menos importancia, y tú sólo debes enfocarte en lo que estás haciendo.”


-OBRAS NOTORIAS-

Rejected.

Luego de haber sido contratado por un par de compañías para realizar unas cuantas animaciones que les hicieran propaganda, Don les entregó estas animaciones, y como es de esperarse, fueron rechazadas.

Muchas personas aman este cortometraje, no sólo por su estilo de dibujo y narración tan diferente, más bien, por la clase de humor a la que se somete este mismo. Previamente se mencionó que Don ama el humor negro, bueno, este corto expone este pensamiento en su máxima expresión. Muchos de los sketches presentados en este carecen de sentido lógico, y eso es precisamente lo que él quería lograr con este trabajo. Además, el uso de sonidos es bastante inteligente: Sonidos imperceptibles como el cantar de las aves al fondo, o el ambiente del hogar son tomados de la vida cotidiana de Don.

Él, en una entrevista, afirmó que le molestaba el hecho de que le pidiesen hacer comerciales, cosa que lo llevó a crear cortos de este estilo para no volver a ser contratado por ninguna otra compañía. Esto, debido a que no se le puede mentir al público: “Puedes hacer sentir extraño a los espectadores, incluso los puedes perturbar, pero no les puedes mentir; por eso, mis cortos fueron lo más sinceros posibles.” La intención de Don fue, desde un principio, que sus cortos fueran rechazados.

Para su suerte, luego de recopilarlos y lanzar un cortometraje que los reuniese, recibió una nominación a los premios Oscar de 2001, que lamentablemente, no ganó. Sin embargo, este corto fue el encargado de lanzarlo al “estrellato”, y es conocido actualmente, como un corto de culto.

The meaning of life.

La belleza de ser humano está en que no seremos eternos. Este corto presenta, de forma certera, lo que es el ser humano en esencia: “Un bulto de carne que sólo hace ruido, condenado a cambiar eternamente”, acompañado de un hermoso soundtrack y pulcra animación.

Si algo le ha gustado hacer a Don en gran parte de sus obras, es exponer un pensamiento filosófico o tema de discusión, este corto de 12 minutos es uno de los inicios de Don como artista de culto y creación de contenido profundo. Tan sólo el título nos resume lo que nos trata de explicar este corto. Sin embargo, comprender este mismo no es tarea fácil, se ha sometido a un formato bastante curioso, y es el obligar a la audiencia a pensar todo el contenido por sí misma; sólo verán el apartado visual, pero lo que trata de transmitir será deducido por cada persona en su sano juicio.

En cuanto al estilo de animación, tomó alrededor de cuatro años en ser completada, sin usar caja de luz o ayudas digitales, todo hecho a mano. Esto explica lo rústicos que son los dibujos y simplistas, esto no quiere decir que sean malos, al contrario, son simples pero hermosos, acompañados de técnicas experimentales de pintura y papel. En cuanto a calidad de movimiento se refiere, es bastante elevada. Cada personaje tiene un comportamiento propio (e incluso voz propia), el cual se mezcla con los demás presentes en escena. Se puede afirmar que el alma de este corto está en la animación y la música.

It’s such a beautiful day (película).

El origen de esta película se basa en la continuación de un primer corto realizado por Don, llamado “Everything will be ok”, el cual seguiría la historia en el corto “I am so proud of you”, y finalmente, el capítulo tres de la saga, llamado “It’s such a beautiful day” daría por terminada la historia. En el 2012, Don optó por reunir los tres cortos en una sola película y añadir unas cuantas escenas más, llamando a esta misma de igual forma que el último corto.

Esta película sigue la vida cotidiana de Bill, un hombre de mediana edad que afronta serios problemas mentales y sociales.

Lo que hace especial a este película es la idea existencial que trae consigo. Haciendo explorar a Bill diferentes lugares y situaciones que lo llevan a pensar de un modo u otro. Háblese del tiempo, la familia, los recuerdos, la vida en cuestión.

Cada capítulo de esta obra se enfoca en la exploración de un tema y otros subtemas, siguiendo la línea principal, que es la vida y la muerte. Entregando al final de todo lo que vimos, un mensaje poderoso y complejo, el cual no será revelado para evitar spoilers. Como recomendación, esta cinta no es nada sencilla de ver y entender, por lo cual no se recomienda ver con prisa y una sola vez.

Esta película no es sólo una película, es un discurso sobre el vivir y el morir, sobre cómo nuestras acciones son repercutidas por efectos, y como todo lo que hacemos en vida puede resultar en vano si nunca nos preocupamos por compartirlo, dejando al aire palabras que se las lleva el polvo y la luz de la luna.

Una obra maestra que todo mundo debería ver.

 

World of tomorrow.

Este es el último trabajo realizado por Don Hertzfeldt en estos años, nomiado a los premios oscar del 2016.

Es un corto, que parece va a seguir la línea de “It’s such a beautiful day”, pues se acaba de confirmar una segunda parte de este mismo y con ello, posiblemente, se abra a la idea de convertirse en una película.

Este nos sitúa en un futuro lejano, donde el ser humano ha descubierto el modo de evitar la muerte, trascendiendo en la historia por medio de generaciones de clones. En este mundo se encuentra la recién clonada Emily, quien dará un paseo por lo que implica vivir eternamente y poco junto a su clon del futuro.

Pese a que Don no es muy fanático de hacer animaciones en digital, este corto se hizo empleando recursos digitales, pero siguiendo su estilo característico de frame por frame y rusticidad. Además, cuenta con efectos especiales más experimentales y dinámicos que en previos trabajos.

Al igual que la mayoría de su trabajo, la calidad es muy alta. Reinventando su esencia pero conduciendo una idea fuerte, que obliga al espectador a reflexionar sobre esta una vez acaba de ver este corto.

Esperamos con ansias los futuros trabajos de Don y la continuación de este mismo, sabemos que no nos va a decepcionar.


Gran parte de la información previa fue tomada de algunas entrevistas realizadas a Don, si gustas verlas, a continuación te dejamos los vídeos (no están subtitulados).

Muchas gracias por su atención, ahora cuéntanos, ¿Qué opinas sobre el trabajo de Don Hertzfeldt?

Comentarios

Comentarios